Compra de billetes
Dirección
Lange Voorhout 74
2514 EH Den Haag
T: 070-4277730
E: info@escherinhetpaleis.nl
Acerca de Escher

La vida de Escher

M.C. Escher nació el 17 de junio de 1898, como quinto hijo del segundo matrimonio de George Escher con Sarah Gleichmann. Por comentarios hechos por su padre, queda claro que el nacimiento de M.C. Escher en 1898 fue, en cierto modo, un accidente: su mujer sentía mucho más deseo de que se tratara de una hija. Recibió el nombre de Maurits Cornelis en honor a uno de los abuelos de su madre. Cuando era pequeño, la familia modificó su nombre, llamándole «Maukie» de modo familiar y, posteriormente, «Mauk», nombre que también utilizarían sus amigos.

El padre de Escher, George Arnold Escher, era ingeniero hidromecánico y fue uno de los ocho expertos neerlandeses que trabajaron en Japón entre 1873 y 1878 por invitación del emperador. Tras volver a los Países Bajos, en 1890, su padre pasó a ocupar el cargo de ingeniero jefe de segunda clase en el Ministerio de Recursos Hídricos, en Leeuwarden. Alquiló la casa de Prinsessehof para su familia, lugar en el que tenía su despacho.

Juventud

En 1903, la familia se trasladó a Arnhem. Mauk disfrutó de una infancia feliz a pesar de sufrir muchas enfermedades. Cuando tenía siete años (en 1905), tuvo que pasar mucho tiempo en un centro para niños convalecientes en Zandvoort, para mejorar su fortaleza física. Como sus hermanos, Escher recibió una amplia educación, incluyendo carpintería y lecciones de piano, y había un telescopio en la cubierta plana de la casa que utilizaban frecuentemente tanto él como su padre. Pero dibujar y pintar fueron sus auténticas pasiones incluso a edades tempranas.

A pesar de la diferencia de edad entre Mauk Escher y sus hermanos, el vínculo que existía entre ellos era estrecho. Para las bodas de plata de sus padres, en 1917, diseñó el regalo conjunto de los hermanos: un peine de plata elaborado por un platero de Arnhem. Escher tenía entonces solo 19 años.
El vínculo entre los hermanos siguió siendo intenso. Más tarde, su hermano Berend, profesor de geología y posteriormente rector de la Universidad de Leiden, le mantuvo informado en lo relativo a la literatura científica más reciente en el campo de la cristalografía.

En 1912, M.C. Escher fue al instituto de educación secundaria de Arnhem. Allí conoció a amigos que lo fueron toda su vida: Roosje Ingen Housz, Bas Kist, Jan van der Does Willebois y su hermana Fiet.

A Escher no le interesaban las clases, no era un alumno destacado y, en 1918, suspendió los exámenes finales. Sin embargo, a través de los contactos de su padre, fue aceptado como estudiante de primer curso en la Universidad Técnica de Delft. Sus padres tenían la esperanza de que se hiciera arquitecto. Les habría gustado que aprendiera «una profesión de verdad» más que fuera, como Mauk quería, artista. En febrero de 1919, Escher visitó a Richard Roland Holst, artista y profesor en la Academia Nacional de Ámsterdam. Fue quien le aconsejó que trabajara con madera.

Formación

Cumpliendo un compromiso con sus padres, Maurits Cornelis Escher comenzó en septiembre de 1919 los estudios en la Escuela de Arquitectura y Artes Decorativas de Haarlem. Entró en el departamento de Arquitectura, pero a la semana mostró su trabajo al profesor de artes gráficas, Samuel Jessurun de Mesquita. Él le aconsejó que cambiara al departamento de Artes Gráficas. El director de la escuela, H.C. Verkruysen, estuvo de acuerdo. Tras una conversación con Jessurun de Mesquita, los padres dieron su consentimiento: Mauk podía convertirse en artista gráfico.

Una de las objeciones que tenía el padre de Escher en contra de la elección de profesión de su hijo era que sospechaba que no sería capaz de ganarse la vida en el futuro. Ciertamente, así pareció ocurrir tras finalizar su periodo educativo. Los padres de Escher (y tras su matrimonio en 1924, también sus suegros) prestaron apoyo a la familia de M.C. Escher. Escher padre ayudó a todos sus hijos cuando fue necesario. En este sentido, el apoyo a Mauk no fue algo excepcional.
Incluso antes de su éxito internacional tras la Segunda Guerra Mundial, Escher siempre había ganado dinero con la venta de sus grabados. Sin embargo, no era suficiente para poder mantener a su familia. Recibió con regularidad encargos como taraceas en madera para el ayuntamiento de Leiden restaurado en 1940-41, sellos de correos y ex libris. Produjo ilustraciones para los libros de sus amigos o encargadas por otras personas y el gobierno neerlandés le pidió que elaborara xilografías a fibra en Delft en 1938. Escher realizó periódicamente exposiciones en Países Bajos e Italia que tuvieron una acogida positiva.

Viaje y matrimonio

Tras su etapa universitaria en Haarlem, Escher realizó varios viajes de larga duración a Italia y, en 1923, a España. Fue entonces cuando visitó por primera vez la Alhambra de Granada, donde vio los azulejos árabes con su decoración basada en formas repetitivas. En 1923, Escher conoció a la familia suiza Umiker en la ciudad italiana de Ravello. Se enamoró de la hija menor, Jetta. En los años siguientes, se mantuvo el contacto entre ambas familias, que desembocó finalmente en el consentimiento para contraer matrimonio el 12 de junio de 1924 en Viareggio, en presencia de los padres de ambos.

En el verano de 1925, Escher y Jetta fueron a vivir a un apartamento en Roma. Cada primavera, Escher realizaba un largo viaje a diferentes partes del país: Calabria, Sicilia, los Abruzos y la costa de los alrededores de Nápoles. También visitó Córcega en 1928 y 1933. George nació en 1926 y Arthur en 1928. En 1938, la familia Escher se trasladó a Ukkel, cerca de Bruselas, donde nació su hijo Jan. Incluso después de su matrimonio, Escher siguió haciendo viajes por Italia y también por África del Norte y España, en algunas ocasiones con Jetta y en otras sin ella.

Exposiciones

En febrero de 1924, Escher realizó la primera exposición neerlandesa en la galería Sunflower de La Haya. Su obra fue elogiada en la publicación mensual ilustrada de Elsevier de junio de 1924. Escher comenzó su primera litografía el 14 de julio de 1926, cuando fue con su esposa a visitar a sus padres en La Haya, tras lo cual se llevó la piedra a Roma para seguir trabajando con ella.
En los años siguientes, expuso con regularidad en Italia y en los Países Bajos, por ejemplo, en Pulchri en La Haya, en Ámsterdam, Leeuwarden y Utrecht, aunque también en Roma. En 1934, su grabado Nonza de un paisaje italiano ganó el tercer premio en la «Exposición de grabados contemporáneos» en el Instituto de Arte de Chicago.

Traslado de ciudad

La familia se trasladó de Roma a Suiza el 4 de julio. A Arthur le habían diagnosticado tuberculosis. Inicialmente optaron por Suiza, pero en 1937 la familia se volvió a trasladar a Ukkel, cerca de Bruselas. Finalmente se asentaron en Baarn en 1941. En 1955, Escher volvería a mudarse dentro de Baarn. En 1970, se fue a vivir a la residencia de la tercera edad Rosa Spier de Laren (Holanda Septentrional).

Otra realidad

En su periodo italiano (1924-1935), Escher produjo principalmente grabados que eran un reflejo fiel de la realidad. Estas obras se basaban en dibujos que realizaba en el campo. Los dibujos se hacían posteriormente grabados en su mesa de trabajo. Era aquí donde realmente pasaban a ser arte y donde se establecía la diferencia entre realidad y arte realista. Toda obra de arte realista consiste en una visión artística de una parte de la realidad. La obra de arte se convertía en su propia realidad, sin correspondencia unívoca con la realidad del lugar.

En las obras de Escher posteriores a 1935, se pierde sin ningún género de dudas la conexión entre percepción directa y obra de arte. Las estructuras que crea Escher, como Belvedere, Manos dibujando y la Cascada, pueden existir dentro del arte, pero no en la realidad. Aunque las obras cobran sentido en los detalles, Escher logró conectar de manera sutil entre ellos estos diversos detalles, de modo que en última instancia surge una realidad imposible.

A partir de comentarios de Escher, parece que su percepción de la naturaleza en Italia (la realidad auténtica) y su manera de ver esa realidad en sus trabajos posteriores no estaban tan alejadas como se asume de manera general. Escher dijo en 1963:

«El elemento de enigma en el que él (M.C.E.) quiere centrar la atención debe estar envuelto, quedar oculto, por algo común, que a todos resulte familiar, de evidencia cotidiana. Este entorno verosímil fiel a la naturaleza para cualquier observador superficial es esencial para provocar el impacto deseado».

A partir de su visión, Escher utiliza elementos estilísticos que ya estuvo investigando en Italia, como la línea de perspectiva doble, el teselado y la reflexión única. Su obra posterior agrega Metamorfosis, que también se puede ver como una derivación del teselado, la idea del ciclo o el movimiento eterno y la búsqueda por parte de Escher de la representación del infinito. De este modo, emerge de forma gradual el otro mundo de M.C. Escher, en el que lo imposible se convierte aparentemente en posible.

Fama

En 1951, la revista profesional estadounidense The Studio escribió sobre su trabajo. A continuación, las dos revistas internacionales de divulgación Time y Life se interesaron por la obra de Escher. Esto suscitó un gran interés en Estados Unidos. Escher recibió peticiones de nuevos grabados, Día y Noche fue recibido con particular entusiasmo. Posteriormente, Escher se quejaría de haber tenido que imprimir más de 600 copias del mismo. En 1961, E.H. Gombrich escribió sobre la obra de Escher en el Saturday Evening Post.

Además, Escher presentó entonces exposiciones en el museo de arte moderno municipal de Ámsterdam (como parte de una conferencia internacional de matemáticas) y en Estados Unidos y Gran Bretaña. Finalmente, en 1968, en el Consejo del Museo de La Haya, se celebró la primera exposición retrospectiva de Escher en honor a su 70.º aniversario. En 1955, M.C. Escher fue nombrado caballero, en 1965 fue galardonado con el Premio de Cultura de la ciudad de Hilversum y en 1967 recibió una condecoración real.

Muerte

Desde su más temprana juventud, la salud de M.C. Escher no había sido buena. En sus últimos años, se sometió a dos operaciones quirúrgicas importantes. En 1969, Escher realizó su xilografía a fibra final: Serpientes. Tras ello, siguió imprimiendo obras antiguas, pero no creó ninguna otra nueva.
M.C. Escher murió el 27 de marzo de 1972 en el hospital Diakonessehuis de Hilversum.